Actualmente es muy útil usar el ecógrafo como herramienta de imagen a tiempo real para comprobar qué daño puede tener un tejido o cómo va evolucionando ese tejido en base a un tratamiento.
El ecógrafo nos permitirá realizar una valoración inicial lo más completa posible, sirviendo de complemento perfecto a los test funcionales, palpación y cuestionarios iniciales.
Nos servirá para tener en cuenta el posible daño tisular o disfunción con la que viene el paciente, o para realizar determinadas técnicas de fisioterapia invasiva como la punción secao neuromodulación, sirviendo de complemento perfecto para que nuestra intervención sea más precisa sobre el tejido afectado y garantizando mejores resultados para el paciente.
Asimismo, nos servirá para realizar un seguimiento al paciente y ver el comportamiento de los tejidos durante el tratamiento. Valoraremos si la disfunción va evolucionando con las técnicas manuales, invasivas o de ejercicio terapéutico llevadas a cabo y sino, podremos realizar otra propuesta de tratamiento.

“La mayor de las locuras es sacrificar la salud por cualquier otro tipo de felicidad”- Arthur Schopenhauer