El método Pilates una disciplina que surgió a principios del siglo XX y que se basa en una combinación de ejercicios que mejoran el tono muscular y el control postural, ayudándonos a fortalecer la musculatura estabilizadora del tronco, ganar movilidad y mantener el equilibrio corporal.

Hablamos de pilates terapéutico cuando adaptamos la realización del mismo a la patología del paciente realizando los ajustes necesarios para que la ejecución sea segura y poder conseguir los beneficios deseados.

Durante la sesión trabajaremos diferentes ejercicios para mejorar la estabilidad de columna combinándolos con movimiento de las extremidades y el control de la respiración.

Los beneficios de la práctica regular de pilates son:

  • Mejora de nuestra consciencia corporal
  • Mejora el control postural en reposo y ante esfuerzos
  • Mejora la estabilidad de la musculatura de tronco
  • Mejora la movilidad articular
  • Previene patologías como dolores de espalda o debilidad de suelo pélvico

Este tipo de ejercicios deben ser guiados y controlados por la fisioterapeuta, por lo que se realizan en grupos reducidos de 4 alumnos como máximo, con el objetivo de poder realizar las correcciones posturales oportunas y garantizarnos una ejecución correcta y segura para nuestro cuerpo.

Será necesario realizar una evaluación previa para poder ajustar el programa de ejercicios a las necesidades biomecánicas individuales.

“La salud física es el primer requisito para la felicidad” - Joseph Pilates