Es una terapia que trata la fascia, un tejido que envuelve nuestro cuerpo de manera continua recubriendo a músculos, huesos, articulaciones, vísceras, nervios y vasos, protegiéndonos de los traumatismos y dándole forma.

¿Por qué se lesiona la fascia?

En nuestra vida diaria tenemos traumatismos como: golpes, vicios posturales, cirugía, estrés o alteraciones emocionales…que limitan la movilidad de la fascia, alterando su función y provocando la disfunción miofascial o síndrome de dolor miofascial.

¿Qué es la terapia miofascial?

Es una técnica de evaluación y tratamiento de la disfunción miofascial mediante compresiones, estiramientos y tracciones manuales mantenidas.
El objetivo de tratamiento es eliminar las limitaciones funcionales provocadas por la restricción de movimiento del colágeno, buscando reducir los síntomas dolorosos, recuperar la funcionalidad del aparato locomotor y reestablecer el equilibrio corporal.
Cuando tratamos la fascia intracraneal o del sistema nervioso central, hablamos de terapia craneosacral, estimulando los mecanismos de reparación y autorregulación del cuerpo.
Indicaciones

  • Dolores de espalda o vertebrales (Cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias)
  • Problemas musculares y tendinosos
  • Limitaciones de movilidad articular
  • Problemas digestivos
  • Fibromialgia. Ayuda a reducir la rigidez matutina y a combatir el dolor
  • Cefaleas de origen mecánico, migrañas
  • Cicatrices postraumáticas y postquirúrgicas
  • Bruxismo, disfunciones de la ATM (articulación temporomandibular)
  • Síndrome post-latigazo cervical

“Tu cuerpo es un templo, pero sólo si lo tratas como tal” - Astrid Alauda